El pintor pacense Luis de Morales regresa a su ciudad mediante una exposición que resume su obra religiosa, por la que fue reconocido como el artista renacentista más importante de Extremadura, al aunar influencias flamencas e italianas que traspasaron fronteras.

La exposición está dividida en dos partes: La Virgen María y la Pasión y Muerte de Cristo. Temas que le merecieron en apodo de «El Divino», y por los cuales fue reconocido en su época.

Virgen de la Leche (El Prado)

Su ciudad natal le rinde de esta manera un nuevo homenaje al pintor, que tanto ha influido en su historia y su vida religiosa, marcando modelos devocionales que han trascendido e influenciado hasta nuestros días. 

Desde el 2 de octubre hasta el 14 de noviembre, es una oportunidad perfecta para conocer no solo las obras que residen en la ciudad de Badajoz, sino también algunas otras traídas desde El Prado, La Academia de San Fernando o el Museo Nacional de Arte Antiga de Lisboa.

Museo de Bellas Artes de Badajoz

Igualmente es interesante complementar la exposición con la visita a algunos de los lugares de la vida y obra del pintor, como su casa -Museo de la Ciudad Luis de Morales-, la Catedral Metropolitana de San Juan Bautista o la Capilla de Pajaritos.